Confesión

Como pecadores, reconocemos nuestras limitaciones y fracasos humanos y también el amor ilimitado de Dios con nosotros. Dios nos ama y nos perdona, y el sacramento de la reconciliación hace realidad este don del perdón en la vida del pecador. Estamos restaurados a una relación adecuada con Dios. A través de la purificación de nuestros pecados y la culpa, una vez más somos sanos y santos.

Confession

Foto Tomada Por Jose Fuentes