La Primera Comunión

La Sagrada Comunión es el alimento que nutre nuestras almas y continúa dándonos el espíritu y la vida de Dios. La Sagrada Comunión es la carne y la sangre reales de Jesucristo mismo. La Sagrada Comunión es el don del amor sacrificial de Cristo por nosotros y por el mundo. La Sagrada Comunión nos une como creyentes y nos lleva a mirar hacia adelante el banquete y la fiesta que nos espera en el cielo.

first communion
Foto Tomada por Jose Fuentes

La primera Comunión es considerada una de las ocasiones más sagradas e importantes de la vida de un católico romano. Significa que la persona ha recibido el sacramento de la Eucaristía, el cuerpo y la sangre de Jesucristo. La mayoría de los niños católicos reciben su primera Comunión cuando tienen siete u ocho años de edad porque se considera la edad de la razón. Otros pueden recibir la comunión por primera vez siempre que hayan cumplido todos los requisitos de la Iglesia. 

Para que cualquiera pueda recibir la comunión, esa persona debe estar sin pecado y en estado de gracia. Tradicionalmente, los niños católicos jóvenes harán su primera confesión, o el Sacramento de la Penitencia, una semana antes de recibir su primera Comunión.

PARA NIÑOS EN SEGUNDO GRADO: Los niños pueden prepararse para la primera Comunión tan pronto como ingresen al segundo grado en la escuela. Los niños están preparados para los sacramentos de Reconciliación y Eucaristía. Por favor, envíe un correo electrónico a nuestra Coordinadora de Educación religiosa a [email protected] para más información.

Para inscribirse en Educación Religiosa haga clic aquí:

PARA NIÑOS MAYORES/ADOLESCENTES: Los niños que están más allá del segundo grado están preparados para la primera Comunión en un curso diseñado para su edad y nivel de madurez. No se les pone en clase con los alumnos de primer y segundo grado.

PARA ADULTOS: Los adultos que no hayan recibido su primera Comunión pueden tomar clases de preparación. Esto incluye a los adultos que fueron bautizados católicos romanos, o cristianos que fueron bautizados en otras denominaciones y desean ser católicos. Por favor llame a la oficina de la parroquia o hable con un sacerdote si quiere comenzar este proceso.